Cuando ella soñaba con la cita

por Redaccion@revistatuk
0 Comentario

Cuando ella soñaba con la cita

Por Nay Acuña

Llegó corriendo como solía hacerlo cuando llegaba a ese lugar, subió las escaleras, pero contrario a las otras veces, no había nadie. El lugar estaba vacío, las mesas desoladas, ni un alma.

Volteó a ver su reloj, era la hora de la comida, en la que acostumbraba a ver últimamente a su acompañante. Sin embargo, no estaba ahí como siempre, la desesperación se apoderó de su corazón. ¿Estaría adentro trabajando y aún no salía a comer?, ¿se le habrá olvidado la cita?, ¿acaso ya no la quería ver?.

Pensó en enviarle un mensaje pero… algo la frenó.

Poco a poco fue sintiendo su ausencia, la soledad, un vacío inexplicable, una tristeza que la invadió.

Pasaron los minutos pero nadie se apareció en el lugar. Se sentó a esperar -a lo mejor se le hizo tarde-, pensó.

La última vez que se encontraron ahí, comieron, rieron, se besaron, había mucha gente, incluso pasaron horas y ellos no podían despedirse.

Volvió a ver la hora, pero ya era demasiado tarde, nadie salió de la puerta donde supuestamente estaba trabajando. Así que se dio la media vuelta y con toda su ausencia se fue.

Desde entonces espera paciente la siguiente cita.

Cuando abrió los ojos lo primero que vio fue el techo de su cuarto.

Entonces recordó cuando aquél hombre abrió la puerta de la oficina preguntando por la cita con recursos humanos y ella quedó muda.

Guapo y con clase entró a hacer exámenes para ocupar un puesto. Mientras él contestaba en una sala con otros tantos candidatos, ella afuera rogaba al cielo que él, justo él, se quedará con ese puesto.

Después de varias horas, aquel hombre salió y se fue. Ella en la incertidumbre, sin saber ni quién era y si lo volvería a ver, pero el destino ya había elegido el lugar donde ambos se conocerían y desde entonces ya nada rompería un fino hilo invisible que perduró por años.

El hombre regresó para tomar el puesto, ella… ella fue feliz.

TE PUEDE INTERESAR: Mazatecos, viaje por la ruta del chaneque

Cuando ella soñaba con la cita
Dona un café

Related Articles

Deja un comentario