Explorador y escalador de los volcanes más altos de México, José Luis Yáñez García

Publicado en:


Por: Nancy G. Nieva

Nos adentramos hoy en una emocionante entrevista con el reconocido periodista, espeleólogo, explorador y escalador José Luis Yáñez García.

Con una vasta experiencia en la exploración de cuevas y cavernas, José Luis nos comparte sus conocimientos y pasión por esta disciplina que despierta la curiosidad de muchos aventureros.

Nacido en la ciudad de Xalapa, Veracruz, miembro distinguido del Club de Exploraciones de México A. C. desde 1977 ha sido de los pocos aventureros que han escalado los volcanes más altos de México por las rutas más difíciles.

Estas hazañas le valieron ser galardonado con el Diploma de Honor del CEMAC, así como ascender al rango de guía, reconociendo su experiencia y habilidades en la escalada.

Pero no solo se limitó a la escalada, también se especializó en buceo en zonas de arrecifes.

El amante de la exploración subterránea, José Luis Yáñez García, nos cuenta que su pasión por la espeleología nació cuando era joven.

¿Cómo te iniciaste en la espeleología y qué te atrajo de esta actividad?

Cuando era niño, mis tíos tenían una suscripción de una revista que se llamaba bohemia y ahí venia un artículo con fotografías en sepia de cavernas en diversas partes del mundo, se veía incluso un espeleólogo que iba dentro de un bote inflable remando dentro de una laguna subterránea y me empezó a interesar.

Tiempo después cuando cumplí los 18 años alguien me invito a las grutas de Volcancillo, después me invitaron a las grutas de Apazapan y así fueron invitándome, poco a poco empecé a hacerme de equipo y así surgió en mi ese gusanito de la exploración subterránea.

¿Cuál ha sido la cueva o caverna más desafiante en la que has explorado y por qué?

Diría que las grutas más desafiantes y peligrosas en las que he incursionado son las grutas de Apazapan, su dificultad radica en sus características geológicas.

Estación municipio de Apazapan estado de Veracruz se encuentra cerca del municipio de Carrizal, estas grutas se encuentran con la altura del río sobre el nivel del mar de 5 a 10 metros y hay que bajar 30 metros en una serie de escaleras verticales casi desechas y al empezar el recorrido subterráneo está uno a 25 metros bajo el nivel del mar a más de 40 °C.

El lugar está infestado de murciélagos y de mosquitos, cuenta con un río subterráneo de agua sulfurosas, como en carrizal y uno tiene que nadar con una sola mano para que no se moje la lámpara, cuando se lleva lámpara en el casco no hay mayor problema, pero el azufre que abunda allí ataca las terminales de las baterías, las oxida y apaga dificultando la visibilidad.

Otro peligro es que al haber murciélagos hay mucho guano el cual genera un hongo que se llama Histoplasma capsulatum, cuya enfermedad se llama histoplasmosis y se adquiere a través de la inhalación de esporas.

Generando síntomas como fiebre, tos, escalofríos, sudores nocturnos, dolor muscular y articular, fatiga, pérdida de peso y falta de aliento.

En casos graves, la infección puede causar insuficiencia respiratoria, fallo multiorgánico y la muerte.

Así mismo estas grutas cuentan con muchas galerías y no se puede hacer señalización porque uno va con agua hasta la cintura.

Ya se han extraviado jóvenes y los han ido a sacar los vecinos del pueblo.

¿Cuál ha sido el descubrimiento más importante que has realizado durante tus expediciones?

Con una sonrisa en su rostro, José Luis nos comenta que uno de los descubrimientos más significativos de su carrera fue el hallazgo de una planta floreciendo en una completa oscuridad.

Planta de unos 30 cm, albina debido a la total falta de luz, «esto para mí es como ver una joya dentro de las cavernas» nos comenta.

¿Cuáles son los principales peligros o desafíos a los que te enfrentas durante una exploración subterránea?

Uno de ellos es llegar a tener histoplasmosis, así como ser picado por algún uropigio, en la actualidad existen alrededor de 300 especies, y se clasifican dentro de los arácnidos.

Estos se encuentran en las cavernas ubicadas en zonas subtropicales o tropicales, no son venenosos sin embargo su picadura es muy dolorosa.

También otro peligro es quedar atrapado en una cueva debido a desprendimientos de rocas o cambios repentinos en las condiciones meteorológicas.

Además, la falta de luz natural y quedarse sin baterías pueden dificultar el orientarse en algún laberinto subterráneo.

Yáñez, como le gusta que le llamen, aconseja a los interesados en adentrarse en este apasionante mundo que comiencen por formarse adecuadamente.

Recomienda aprender las técnicas básicas de espeleología, adquirir el equipo adecuado y capacitarse con profesionales experimentados.

Asimismo, enfatiza en la importancia de respetar y proteger el entorno natural de las cuevas y cavernas, y de seguir todas las medidas de seguridad necesarias para disfrutar de esta actividad de forma responsable.

Sin duda alguna a través de la exploración de cuevas, podemos adentrarnos en un entorno desconocido y maravillarnos con las formaciones naturales que en ellas se encuentran.

No obstante, es importante llevar a cabo esta actividad de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente, garantizando así su preservación para las generaciones futuras.

No cabe duda de que este intrépido espeleólogo, es un verdadero ejemplo de valentía y perseverancia, cuya pasión por la exploración lo han llevado a vivir un sin fin de aventuras dignas de ser contadas.

TE PUEDE INTERESAR: https://revistatuk.com/entrevistas/si-el-campo-se-acaba-nos-acabamos-una-visita-a-5-zurcos/

¡SÍGUENOS EN REDES!

FACEBOOK: https://www.facebook.com/tukrevista
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/revistatuk/
TWITTER: https://twitter.com/RevistaTuk

¡Únete a nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas ninguno de nuestros artículos!
https://whatsapp.com/channel/0029VaCL4S1JUM2a4jM0n444

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí