José Guadalupe Posada,  un innovador en el mundo del grabado

Publicado en:


Por: Nancy G. Nieva

José Guadalupe Posada, nació el 2 de febrero de 1852 en Aguascalientes, México, un talentoso grabador y litógrafo que se convirtió en una figura clave en el arte y la cultura mexicana del siglo XIX y principios del XX.

Desde una temprana edad, Posada demostró un gran interés por el arte, y su talento apoyado por su familia, cuando decidió no seguir el oficio de su padre que era panadero.

A lo largo de su carrera, trabajó en varios talleres de impresión y litografía, y también encontró tiempo para experimentar con nuevas técnicas y enfoques artísticos.

La verdadera fama de Posada llegó cuando comenzó a colaborar con periódicos y revistas, creando ilustraciones y grabados que capturaban la esencia de la vida cotidiana y los eventos actuales de México.

Sus obras conocidas por su estilo distintivo y su capacidad para transmitir un mensaje de manera efectiva

Uno de los aspectos más destacados del trabajo de Posada es su enfoque en la crítica social y política a través del arte sus grabados satíricos y caricaturas.

No solo deleitaban al público, sino que también servían como una forma de crítica social y una voz para los desfavorecidos.

Posada representó la muerte de una manera única y a menudo perturbadora

Sus calacas cada vez más macabras y festivas, con una mezcla de humor negro y crítica social, uno de los personajes más conocidos de Posada es la Calaca Garbancera, una elegante calavera vestida con un gran sombrero de plumas.

Además, también destaco con su trabajo en la prensa, el grabado del baile de los 41 entre otras, se convirtieron en representaciones clave de la cultura mexicana de aquella época.

“Quien quiera gozar de veras y divertirse un ratón, venga con las calaveras a gozar en el panteón.”

Guadalupe Posada

La Calavera Garbancera de posada, imagen icónica mexicana

La Calavera Garbancera, tiene un significado cultural y social significativo, posada la llamo así para describir a aquellas personas que vendían garbanza y pretendían ser europeos, renegando de su propia raza, herencia y cultura indígena.

Así mismo, esta figura, la utilizó posada como una crítica hacia aquellos que abandonaban su identidad y raíces culturales en favor de una supuesta superioridad europea.

Sin embargo el pintor Diego Rivera, la inmortalizo dándole su característico atuendo a la Calavera Garbancera en su mural «Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central».

En esta obra de arte, la calavera aparece junto a su creador, José Guadalupe Posada, así como una versión infantil de Rivera y la icónica artista Frida Kahlo.

El mural de Rivera se convirtió en una representación simbólica de la diversidad y la lucha por la igualdad en México.

La inclusión de la Calavera Garbancera en esta obra destaca la importancia de aceptar y valorar la propia identidad y cultura, en lugar de intentar adoptar modelos europeos que no reflejan la realidad mexicana.

Desde entonces, la Calavera Garbancera se ha convertido en un símbolo del arte popular mexicano y ha sido utilizada en diversas formas de expresión artística, como el famoso Día de los Muertos.

Su significado trasciende las fronteras de México y se convirtió en un símbolo reconocido internacionalmente de resistencia cultural y orgullo nacional.

La muerte en el olvido de un ícono

Lamentablemente, el fallecimiento de Posada pasó desapercibido, del mismo modo que han pasado desapercibidas la muertes de muchos artistas, en este caso el acta de defunción de Guadalupe indicaba que el fallecimiento lo causo el alcoholismo.

Su cuerpo se traslado desde una vecindad marginal en Tepito hasta las tumbas de sexta clase, las únicas gratuitas del panteón de Dolores.

Allí sus restos permanecieron olvidados, en una fosa común, de esta forma Posada y su obra se marginaron y olvidaron en su tiempo.

“La muerte es algo que nos iguala a todos, ricos y pobres, sabios y tontos.”

Guadalupe Posada

No obstante, se mantuvo vivo gracias a la admiración y el reconocimiento de otros artistas, como Diego Rivera y José Clemente Orozco, quienes reconocieron la importancia de su obra y la incluyeron en sus propias creaciones.

Sin embargo, hoy en día, su famosa Calavera Garbancera se reconoce como un símbolo mexicano de crítica social y de denuncia de la hipocresía de aquellos que reniegan de sus raíces.

Su trabajo es exhibido en museos de todo el mundo y sigue es una fuente de inspiración para artistas contemporáneos, su trabajo que perdura como una importante contribución al campo del grabado.

TE PUEDE INTERESAR: Diego Rivera: el pintor que desafió al poder con su arte https://revistatuk.com/cultura/diego-rivera-el-pintor-que-desafio-al-poder-con-su-arte/

¡Únete a nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas ninguno de nuestros artículos!
http://tinyurl.com/4ut4n4be

¡SÍGUENOS EN REDES!

FACEBOOK: https://www.facebook.com/tukrevista
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/revistatuk/
TWITTER: https://twitter.com/RevistaTuk

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí