«La misma comunidad es selectiva, clasista, peyorativa»: Angie Sananda

Publicado en:


«La misma comunidad es selectiva, clasista, peyorativa»: Angie Sananda.

En esta ocasión platicamos con Angie Sananda, actriz, conductora, y terapeuta transpersonal, acerca de sus intereses, su trabajo en la televisión y también de cómo ha sido su proceso al asumirse como una pesona trans.

Aquí la entrevista completa:

Por: Mariana Ramos

Tuk.- Háblanos un poco de ti

AS.- Yo estudié teatro, también soy astróloga y soy terapeuta desde el 2009, terapeuta transpersonal. Mi trabajo creo que lo he llevado más para acompañar a las personas en el proceso de asumirse, en el proceso de aceptarse, y de resolverse a si mimas y plantarse ante la vida y decir «ese soy yo, eso es lo que quiero»

Creo que esa habilidad la desarrollé al asumirme, al tomarme a mí y decir eso es lo que quiero y vamos por eso.

A partir de los 35 años pude cambiar mi nombre legalmente, fue cuando me animé a seguir estudiando y dije bueno ¿qué es lo que siempre quisiste estudiar?, pues teatro, bueno vamos a hacerlo, para mí fue una experiencia extraordinaria porque me llevó a conocerme desde otros lugare, salirme incluso del personaje que yo tenía de Angie y aprender a mirar a otros desde un lugar diferente.

Aprender a jugar, porque había olvidado el jugar a divertirme, había olvidado el crear.

Estoy en este momento en el proceso de dejar esa parte de terapeuta para dedicarme al 100% a procesos creativos, llámese teatro, llámese cine, televisión, tengo muchas ganas de hacer todo eso.

"La misma comunidad es selectiva, clasista, peyorativa": Angie Sananda

Tuk.- ¿Actualmente te sigues dedicando al teatro?

AS.- Yo me entreno con poesía, con monólogos que me aprendo, de hecho, quiero empezar a compartirlo en mis redes, porque somos lo que hacemos, somos los hábitos, entonces lo primero que quiero hacer son cosas creativas. Además es parte de un entrenamiento.

Creo que los dos últimos trabajos profesionales que hice ligados a las artes me han mantenido en ese entrenamiento.

El primero fue en 2021 ser maestra 1 año en una escuela primaria de artes escénicas con niños de 9 a 12 años y el segundo fue ser conductora de un programa de televisión.

Tuk.- ¿Cómo fue tu experiencia como maestra?

AS.- Mi experiencia fue extraordinaria porque desde el primer día es una aventura, llegar a las aulas y toparme con que las clase iban a ser hibridas, el toparme con mantener la energía, mantener el contenido, y mantener mi propio programa de estudios, aplicarlo con niños que estaban en una computadora en su casa, yo desde mi teléfono y al mismo tiempo con niños que estaban conmigo en aulas.

Además con dos alumnos autistas, cada uno requería especificaciones personales o tratos personales; descubrir esas formas sobre como hablarles, como conectar con ellos, saber incluirlos y también comprender sus procesos. No todos los días se podía, no siempre estaban dispuestos, no siempre estaban abiertos.

Fue un reto completamente, un reto muy grande mantenerme en esa profesionalización y al mismo tiempo cumplir con los requerimientos de la escuela, porque siempre te están pidiendo resultados.

Fue un reto constante para mí como docente y desde ahí comprendí mi carrera como no la había comprendido cuando fui alumna.

Tuk.- Mencionas que eres conductora, ¿nos puedes contar cómo surgió la idea del programa, como llegaste a él?

AS.- Hay que mencionar que soy la primera conductora trans, al menos en este estado, hay otras conductoras, pero casi todo va destinado hacia el show, y a la sátira, va destinado a divertir.

Para mí fue un reto ser conductora de televisión porque no estudié comunicaciones, pero desde la primera vez que me invitaron y que me contaron sobre el proyecto yo le dije a la productora que si estaba consciente de lo que iba a hacer, que si estaba preparada.

Tal vez al yo decirle eso a una productora de un canal de televisión parecía como que me le subía a las barbas, pero soy una persona que se compromete con lo que hace, se compromete con su palabra y con el mensaje del contenido, porque no puedo jugar, tengo 42 años entonces no puedo tontear, todo mi trabajo me lo tengo que tomar enserio.

Debe de tener un propósito, debe de tener un trabajo y un trasfondo, entonces sí le dio miedito a la productora, pero se preparó, y estudió porque ella no es parte de la comunidad, entonces se prepararon y fui invitada por un amigo que es parte del canal que tiene años ahí y alguna vez me invitó a dar los horóscopos a su programa de radio porque también soy astróloga, entonces como vio mi fluidez y mi capacidad para comunicar, ellos necesitaban y querían que los conductores fueran parte de la comunidad LGBTIQ+ porque el programa habla de la comunidad, los dos conductores eran gays, un chico era de la Unidad de género de la Universidad Veracruzana, porque el programa fue en coproducción con la Universidad Veracruzana, pero faltaba una imagen femenina y me invitaron.

Les dije ¡prepárense!, hicieron muchas entrevistas, investigaron, contactaron a los especialistas hicieron el trabajo difícil.

Después me dijeron Angie ya está listo ahora vamos a grabar, ¿y cómo fue mi experiencia? Fue extraordinaria porque me fui deconstruyendo yo misma, ser parte de la comunidad LGBTIQ+ no me capacita, ni me faculta para saber todo o para entender todo, sobre todo lo Queer, lo intersexual, lo no binario, cada tema teníamos que irnos preparando, cómo lo vas a decir y por qué lo vas a decir, y que además fuera espontáneo y genuino porque éramos la parte amigable del programa.

También fue otra parte de mi crecimiento, me apasione mucho ¡y quiero más!

Tuk.- ¿Cómo ha sido tu proceso desde que descubriste quién eras?

AS.- Yo también estudié dramaturgia con Conchi León, entonces escribí una escena para un casting en donde yo tenía que hablar de eso y decía que al principio creía que la prisión estaba dentro, pero cuando logras salir, te das cuenta que la verdadera jaula esta allá afuera.

Entonces con esto quiero decir que para mí no fue difícil asumir quien soy yo, lo difícil fue enfrentarme a las jaulas que están afuera, las jaulas del machismo, de la heteronorma, las jaulas de la ignorancia, y de la insensibilidad, porque al ser el primer transgénero pública en Coatepec de día y de noche y no solo para fiestas, para ir al antro, o hacer un show a un bar, yo nunca hice eso precisamente para tener respeto.

Pues me tocó en 1997 ser apedreada, ser escupida, ser golpeada hasta dejarme inconsciente en la calle y aguantar todo eso sin que la gente me defendiera, sin que la gente hiciera nada, y yo ganarme respeto con mi carácter, defendiéndome como pudiera.

Gracias a eso hoy las chicas, pocas o muchas que hay en Coatepec pueden caminar libremente y a lo mejor a mí me ven y dicen ¡ay, mira ya está grande!, pues sí, pero gracias a eso, ellas pueden caminar tranquilas, porque los madrazos los recibí yo, y realmente dije “no tengo que dar ese motivo de señalamiento” por consiguiente busqué siempre comportarme y no exhibirme, no andar de volada o hacer cosas vulgares en la calle que me generaran mas hate, hoy se llama bulling pero en ese momento ni siquiera había una forma de llamarme a mí, no sabía decirte soy trans, era la vestida, que lo decían de manera despectiva.

Incluso al llegar a un antro gay nos pedían que nos quitáramos el maquillaje y las pelucas, había discriminación incluso en la propia comunidad, hasta que nos fuimos ganando respeto, y la confianza y eso se fue abriendo a más, pero sí fue difícil.

Creo que amarte y ponerte en primer lugar, confiar en ti e ir por lo que quieres es lo que nos mantiene a todos a flote en cualquier situación que enfrentemos en la vida.

Tuk.- ¿Qué desafíos crees que enfrenta la comunidad en la sociedad actualmente?

AS.- Yo considero que enfrenta la ignorancia en general, en ellos mismos, en saberse reconocer, saberse aceptar y saberse amar, porque creo que dentro de la misma comunidad hay ese mismo rechazo, la misma comunidad es selectiva, es clasista, es peyorativa con ciertas personas, no acogen a todos y mucha veces pueden decir: “ese no es mi problema yo a lo mío y ya” creo que todo parte desde que nos seccionamos como personas, yo considero que las siglas de la comunidad LGBTIQ+ no deberían existir, no deberían usarse, creo que somos personas en general, pero lo que no se nombra no existe, entonces por otra parte es importante que se nombren las personas intersexuales, casi no se habla de ellas, que se nombre a las personas Queer, a las no binarias, a las trans, que se nombre a las personas bisexuales, porque también las personas bisexuales son parte de la comunidad y son a las que no pelan, porque además, está considerado como que “es una etapa vas a cambiar, estas indeciso, no sabes lo que quieres” y no, hay gente que es bisexual y que su mismo entorno no acepta que es bisexual porque piensa que está equivocado y que va a ser hetero en algún momento o vas a ser gay en algún momento, entonces está bien este acrónimo para poder nombrar lo que no se nombra, para poder conocer lo que no se conoce, pero al mismo tiempo nos separa y genera ignorancia, porque las personas generalizan y tienen ya un concepto de la comunidad, de lo que pueden esperar de una persona, y eso también les limita, yo nunca pensé que para mí sería posible ser actriz o estudiar una carrera.

TUk.- ¿Cómo has aprendido a afrontar todos estos desafíos?

AS.- Yo creo que con amor propio, nunca desde la soberbia, porque creo que la soberbia entorpece muchas cosas y en un mundo tan hostil, la soberbia generaría más soberbia.

Nunca me ha gustado caminar con la bandera de “pobrecita” pero sí tengo que contar mi vida, tengo que contarla como es y no podría omitir nada de lo que he vivido porque eso ha forjado mi persona y eso me ha forjado un carácter.

Pero creo que el amor propio es el saber que valgo y saber que yo merezco, el saber que yo puedo, que tengo talento y que tengo sueños, y tengo derecho de ir por ellos.

Darme yo ese valor, creo que eso ha sido suficiente, porque no conté con mi padre que desde que nació Angie básicamente me desterró de su vida desde los 17 años, nací en el 80 y he contado con el apoyo de mi madre, pero ella sólo hizo la primaria, así que realmente yo me he hecho a mí misma, todo esfuerzo ha salido de mí.

El amor propio, la autoestima y ser positiva, pensar en que algún día habrá algo mejor.

Ese fue mi acercamiento a las películas musicales, por ejemplo, Anita la huerfanita dice: “seguro que hay sol, mañana, ya verás que pase lo que pase, sale el sol” y yo me sentía Anita la huerfanita y cantaba esas canciones y pensaba que iba a haber un mundo mejor para mí y el mago de oz decía “al final del arcoíris hay algo”, era un poco idealista.

TUK.- ¿Has notado un cambio o avance positivo en la forma en la que la sociedad percibe a la comunidad?

AS.- Sí, creo que la sociedad se está abriendo a conocernos, y a darnos el beneficio de la duda, obviamente hay mucha generalización, por ejemplo la participación de Wendy Guevara, la influencer en la casa de los famosos, una activista trans, eso puede ser muy delicado porque la manera en que ella se muestra públicamente en un canal nacional-internacional podría poner la vara de cómo se trata o cómo se mira a una mujer trans, creo que lo está haciendo bien porque la manera en que se asume ella es correcto.

Hay quienes se asumen como mujeres y hay quienes dicen “yo soy un hombre con chichis y ya” y es correcto, la forma en que cada uno se asume y se siente.

La gente al principio se va a confundir con muchas cosas, pero se está abriendo, y es positivo, la comunidad es parte de toda la sociedad el 1.5% de la población es intersexual o sea 15 de 100 y muchas veces ni lo saben, cuantas personas de closet hay: gays, bisexuales y transexuales, suma las que no estamos en el closet, realmente en tu casa puedes convivir con gente de la comunidad y no saberlo, no hay una comunidad apartada, la diversidad existe siempre ha existido, está entre nosotros y siempre va a existir.

TUk.- ¿Hay algún aspecto en particular que tú consideres que se necesita mejorar en inclusión y derechos?

AS.- Sí, creo que en el servicio de salud y el sistema de educación, precisamente por ignorancia, hablando desde mi lugar como mujer transgénero, lo primero que hacen las personas transgénero en la búsqueda de tener ese cuerpo soñado, ese cuerpo culturizado de lo que es la femineidad, buscan tratamientos estéticos que no son profesionales y además son perjudiciales para la salud, y estoy hablando específicamente de cuando usan aceites polímeros en sus cuerpos, entonces los médicos no saben, no hay sistema de salud para que llegues y digas “tengo temperatura, se me inflamaron las nalgas y me estoy muriendo” no hay un protocolo, no saben qué hacer, por dentro se te pudre la carne, o sea, te pudres… entonces imagínate que te inyectas las piernas, las nalgas, todo y no hay un sistema de salud, no hay una ley de identidad a nivel nacional.

Ahorita hay mucho debate sobre eso porque dicen “los niños no, a los niños no los toques”, para empezar, yo desde los 4 años sabÍa quien era, tú no vas y les dices “vas a ser mujer o vas a ser hombre” eso es algo muy natural, tí no lo puedes engañar, ni meter ideas para que él cambie, los niños son más inteligentes que nosotros, no todos los violados son gays, ni trans, sí hay un patrón que obviamente los niños más afeminados tienen la tendencia a ser más victimas u objeto de deseo por hombres abusadores.

En el sistema educativo también porque empiezan con «Te cortas el pelo», «no puedes maquillarte», «no puedes usar ropa de mujer», entonces ya no puedes estudiar y si tus padres te corren, pues menos, entonces, ¿qué pasa?, la mayoría de las mujeres transgénero se dedican al trabajo sexual porque no pueden estudiar, a menos que te ayuden a invertir, pero hay muchas que no y como pierden a su familia porque son corridos de sus casas, menos tienen apoyo.

Entonces creo que a nivel educativo y a nivel salud, que exista gente capacitada, la salud mental es importante porque como todas las personas, creo que un poquito más nosotros pasamos esos procesos neurodivergentes así le llamo yo, o sea, posiblemente la depresión, la ansiedad por no saber quién eres, por no saber aceptarte, no saber cómo vas a enfrentar la realidad, asumir tus procesos, si asumes con hormonas, todo el proceso hormona.

Tuk.- ¿Cómo te sientes con tu vida y con lo que has logrado?

AS:- Me siento bien, siento que hay mucha gente que le va bien como influencer, es chistosa y de más, últimamente hago muchos castings, luego me quedo en el limbo porque, a lo mejor es muy pretensioso de mi parte, pero no tengo el estereotipo de una mujer trans, esa es la ignorancia a la que yo me enfrento, la chichona, la de los labios gruesos, la que habla grave y que parece de bar, es lo que busca la industria mostrar, el mismo tema del poder prieto, vas a ser empleada doméstica, nuca vas a ser la dueña, entonces enfrentarme a eso, yo trascendí emocional y mentalmente, pero yo no tengo ningún proceso quirúrgico, ni hormonal, entonces… hacer casting de trans y no ser la trans que esperan, eso es difícil.

Xalapa es una ciudad cultural, pero sigue siendo clasista, católica, solamente voltea sus ojos para temas que solo pueden ser importantes para ellos, para seguir replicando su discurso: el clasista bien portado.

Ahora me siento atrapada, creo que necesito abrir otros horizontes para poder explorar todas mis capacidades.

Te compartimos sus redes sociales y te invitamos a que veas de la L a la Q a través de Radio Televisión de Veracruz y Tele UV.

instagram https://www.instagram.com/angie_sananda/?igshid=MzRlODBiNWFlZA%3D%3D

Facebook: https://www.facebook.com/angiecatwoman?mibextid=ZbWKwL

Youtube: https://www.youtube.com/@angiesananda4869

TE PUEDE INTERESAR: Mensajes que inspiran a través de la música, entrevista a Deer Tesla https://revistatuk.com/entrevistas/mensajes-que-inspiran-a-traves-de-la-musica-entrevista-a-deer-tesla/

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí