La feminización del trabajo doméstico: un problema de desigualdad

Publicado en:


El trabajo doméstico es un trabajo esencial para la sociedad, ya que contribuye a la reproducción social y al mantenimiento de la fuerza de trabajo. Sin embargo, este trabajo a menudo se invisibiliza y no se le reconoce su valor.

Además, es un trabajo feminizado, ya que la mayoría de las empleadas domésticas son mujeres.

Esto se debe a factores sociales, culturales y económicos.

Factores sociales y culturales

Las normas sociales y culturales tradicionales asignan a las mujeres el papel de cuidadoras del hogar y de los hijos.

Esto ha llevado a que las mujeres sean las principales responsables del trabajo doméstico, tanto remunerado como no remunerado.

Factores económicos

Las mujeres a menudo tienen menores ingresos que los hombres, lo que las hace más vulnerables a la explotación laboral.

Además, las mujeres tienen menos oportunidades de acceso a la educación y al empleo remunerado, lo que las lleva a buscar trabajo en el sector doméstico.

La feminización del trabajo doméstico: un problema de desigualdad

Consecuencias de la feminización del trabajo doméstico

La feminización del trabajo doméstico tiene una serie de consecuencias negativas para las mujeres, como:

  • Mayor desigualdad de género. Este tipo de trabajo puede reforzar los estereotipos de género y las desigualdades en el mercado laboral.
  • Mayores cargas laborales. Las mujeres que trabajan fuera del hogar y realizan trabajo doméstico no remunerado enfrentan una doble jornada laboral.
  • Mayores riesgos de violencia. Las trabajadoras domésticas a menudo enfrentan condiciones laborales precarias y riesgos de violencia, como la violencia física, sexual o psicológica.

Para abordar el problema de la feminización del trabajo doméstico es necesario:

  • Promover la igualdad de género. Es necesario cambiar las normas sociales y culturales que asignan a las mujeres el trabajo doméstico.
  • Garantizar la protección social de las trabajadoras domésticas. Los gobiernos deben legislar para proteger los derechos de las trabajadoras domésticas.
  • Ofrecer alternativas al trabajo doméstico. Es necesario promover el acceso de las mujeres a la educación, al empleo remunerado y a la protección social.

La feminización del trabajo doméstico es un problema estructural que requiere soluciones integrales. Es importante tomar medidas para abordar este problema y garantizar la igualdad de género y la protección de las trabajadoras domésticas.

TE PUEDE INTERESAR: El Rol de la Escuela en la Lucha contra la Pobreza https://revistatuk.com/social/el-rol-de-la-escuela-en-la-lucha-contra-la-pobreza/

SÍGUENOS EN REDES

FACEBOOK: https://www.facebook.com/tukrevista
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/revistatuk/
TWITTER: https://twitter.com/RevistaTuk

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí