Un viaje por la vida de Carlos Pellicer

Publicado en:


Por: Nancy G. Nieva

La poesía es un arte que nos permite adentrarnos en los más profundos sentimientos a través de las palabras

Carlos Pellicer, reconocido poeta mexicano, nos invita a realizar un viaje a través de sus versos.

Su obra se caracteriza por su profundo amor por la naturaleza, su patria, su cultura, y la búsqueda de la belleza en cada detalle.

Pellicer nació el 16 de enero de 1897 en la ciudad de Villahermosa, en el estado de Tabasco, México.

Siempre mostró un gran interés por la literatura y por el arte en general.

Estudió ingeniería en la Universidad Nacional de México, sin embargo, su pasión por la poesía lo llevó a abandonar esa carrera para dedicarse por completo a su arte.

Pellicer, Junto a destacados intelectuales como Jaime Torres Bodet, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Gilberto Owen, José Gorostiza y Bernardo Ortiz de Montellano fue miembro del club del círculo de creadores que formaron llamada revista Contemporáneos.

Aunque, a diferencia de muchos de ellos, Pellicer no se inclinó por una poesía metafísica y centrada en la conciencia.

Él, se dedicó a explorar y celebrar la exuberancia del paisaje natural y los elementos que lo conforman, como el aire, el viento y el fuego.

La poesía de Carlos Pellicer es el reflejo de su profundo amor por la naturaleza y su deseo de transmitir su belleza a través de las palabras.

Sus primeros escritos datan de 1915, aun era un estudiante de preparatoria, así que en esa época, presentó sus primeros poemas para revistas como El Estudiante, Gladios y San-Ev-Ank.

Estos primeros escritos marcaron el comienzo de una carrera literaria que se prolongaría por décadas.

Sus versos, impregnados de vitalidad y color, evocan imágenes vívidas y emociones intensas

Su objetivo era celebrar el mundo e inspirar a los lectores a apreciar la naturaleza en toda su grandeza.

De ello resulta que su poesía se etiquetara como no racionalista, reconociendo la crítica una sensibilidad única y una voz auténtica.

Pellicer, logró capturar la esencia de la naturaleza y transmitirla de manera poética, sin dejar de lado la profundidad y la reflexión.

Sus descripciones detalladas y su lenguaje poético nos permiten sentir la frescura del aire, escuchar el canto de los pájaros y admirar la grandeza de la flora y fauna mexicana.

Trópico, para que me diste
las manos llenas de color.
Todo lo que yo toque
se llenará de sol.
En las tardes sutiles de otras tierras
pasaré con mis ruidos de vidrio tornasol.
Déjame un solo instante
dejar de ser grito y color.
Déjame un solo instante
cambiar de clima el corazón,
beber la penumbra de una costa desierta,
inclinarme en silencio sobre un recóndito balcón,
ahondarme en el manto de pliegues finos,
dispersarme en la orilla de una suave devoción,
acariciar dulcemente las cabelleras lacias
y escribir con un lápiz muy fino mi meditación.
¡Oh, deja de ser un solo instante
el Ayudante de Campo del sol!
¡Trópico, para qué me diste
las manos llenas de color!

Carlos Pellicer

Carlos Pellicer y el amor por su patria

A través de sus versos, expresa su orgullo por la cultura mexicana, su historia y sus raíces indígenas.

Conserva la esencia y las tradiciones de México en sus poemas, haciéndonos recordar nuestra identidad y valorar nuestras raíces.

El estilo de Pellicer se caracteriza por su elegancia y su cuidado en la elección de las palabras.

En sus escritos, también abordó temas como el hombre, el mar, la selva, la música, la sensualidad y la fe.

Sus versos son fluidos y melódicos, creando un ritmo que envuelve al lector.

Así mismo, los temas que toca, reflejan su conexión con la naturaleza y la espiritualidad, así como su capacidad para capturar la belleza en sus diversas formas.

Además, utiliza una rica paleta de imágenes, metáforas y símiles, que hacen de su poesía una experiencia visual y sensorial.

“Toda en mis ojos brilla la desnudez de tu presencia”

Carlos Pellicer

Algunas de las obras más destacadas de Carlos Pellicer son «Cantos de la tierra» (1926), «Tierra baldía» (1934), «Exágonos» (1960) y «Poesía reunida» (1975).

Tabasco en sangre madura
y en mi su poder sangró.
Agua y tierra el sol se jura;
y en nubarrón de espesura
la joven tierra surgió.
Tus hidrógenos caminos
a toda voz transité
y en tu oxígeno silbé
mis pulmones campesinos.
A puños sembré mi vida
de tu fuerza vendaval
que azúcar cañaveral
espolvorea en la huida.

Fragmento cantos a mi tierra
Carlos Pellicer

Estos poemarios nos muestran la evolución de su estilo y nos invitan a sumergirnos en su universo poético.

Pellicer, viajero constante

Su andar constante comenzó en 1918, cuando fue designado representante de la Federación de Estudiantes de México para viajar a Colombia.

Esta experiencia marcó el inicio de sus viajes por distintos países, en los cuales no solo expandió su conocimiento, sino que también estableció importantes conexiones con otros poetas y escritores.

A lo largo de su vida, visitó Sudamérica, Europa y Medio Oriente, lugares donde tuvo la oportunidad de sumergirse en distintos estilos y formas literarias.

Especialmente se destaca su visita a Jerusalén, donde tuvo la oportunidad de explorar la riqueza cultural y espiritual de la ciudad.

Pellicer ocupó diversos cargos y roles importantes en el ámbito cultural y político de México

Fue director del Departamento de Literatura, titular de la Dirección General de Educación Extraescolar y Estética de la Secretaría de Educación Pública, jefe del Departamento de Difusión Cultural de la Universidad Juárez de Villahermosa y senador por el estado de Tabasco, entre otros.

Su contribución al ámbito cultural es innegable

Además de su vasta producción literaria, Pellicer también contribuyó al ámbito cultural con la creación de varios museos en distintas partes del país.

Estos incluyen el Museo Arqueológico de Hermosillo, el Parque Museo de La Venta, el Museo Frida Kahlo, el Museo Anahuacalli, el Museo Arqueológico de Tepoztlán y el Museo Arqueológico del Estado de Tabasco.

La trayectoria de Carlos Pellicer fue reconocida a lo largo de su vida

Así mismo, durante su trayectoria, se le reconoció con numerosos premios y distinciones, entre ellos esta que fue elegido miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

De igual manera, fue presidente de la Asociación de Escritores de México, presidente de la Comunidad Latinoamericana de Escritores, presidente de la Sociedad Bolivariana de México y del Comité Mexicano de Solidaridad con Nicaragua, entre otros.

La riqueza y variedad de los temas abordados por Carlos Pellicer, así como su incansable búsqueda por conocer diferentes culturas y expresiones artísticas, lo convierten en una figura ineludible de la literatura mexicana.

Sin duda alguna, su obra nos invita a reflexionar sobre la belleza que nos rodea y a valorar nuestra identidad como mexicanos.

Su estilo elegante y su cuidado en la elección de las palabras hacen de su poesía una experiencia única.

El poder realizar un viaje por las obras de Carlos Pellicer nos llena de magia al disfrutar de sus versos.

“El poema es la declaración pasional más grande que un hombre puede hacer a un héroe: la admiración más rendida en medio de una tristeza que hubiera querido ser grandiosa”

Carlos Pellicer

TE PUEDE INTERESAR: Stella Coronel Aburto, Xalapeña que hizo de la poesía su forma de expresión y resistencia https://revistatuk.com/poesia/stella-coronel-aburto-xalapena-que-hizo-de-la-poesia-su-forma-de-expresion-y-resistencia/

¡Únete a nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas ninguno de nuestros artículos!
https://whatsapp.com/channel/0029VaCL4S1JUM2a4jM0n444

¡SÍGUENOS EN REDES!

FACEBOOK: https://www.facebook.com/tukrevista
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/revistatuk/
TWITTER: https://twitter.com/RevistaTuk

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí