El chicle ecológico sí existe ¿sabes cómo se elabora?

por Redaccion@revistatuk
0 Comentario
El chicle ecológico sí existe ¿sabes cómo se elabora?

El chicle ecológico sí existe ¿sabes cómo se elabora?.

El portal de internet https://ecoinventos.com/ publicó en días pasados un reportaje sobre el chicle orgánico que además de ser mexicano, es 100% degradable.

En su articulo también nos habla de su procedencia exacta y elaboración.

¡Aquí te dejamos el artículo completo!

El chicle orgánico es una resina gomosa proveniente de la savia del árbol del chicozapote. Estos árboles crecen al sur de Campeche y Quintana Roo, en la segunda selva más extensa de América después del Amazonas, Gran Petén.

La goma de mascar o el chicle convencional se fabrica con polímeros del petróleo y azúcar, tardando hasta 5 años en biodegradarse. La goma de mascar es la versión sintética, barata y comercial del verdadero chicle.

Cómo se hace el chicle ecológico, 100% biodegradable

El chicle orgánico es una resina gomosa proveniente de la savia del árbol del chicozapote. Estos árboles crecen al sur de Campeche y Quintana Roo, en la segunda selva más extensa de América después del Amazonas, Gran Petén.

La goma de mascar o el chicle convencional se fabrica con polímeros del petróleo y azúcar, tardando hasta 5 años en biodegradarse.

La goma de mascar es la versión sintética, barata y comercial del verdadero chicle.

Este chicle mexicano es 100% biodegradable, natural y certificado como orgánico por el FCS (Forest Stewardship Council), el primer chicle del mundo ecológico.

Los componentes naturales de este chicle se descomponen con facilidad, se convierten en polvo y vuelven a la tierra en cuestión de pocas semanas.

Podemos usarlo incluso en el compostaje.

Características del chicle orgánico.

  • No es adherible, no se pega al pavimento.
  • No produce caries, ya que no está confitado.
  • 100% biodegradable.

Así se obtiene el chicle orgánico.

Los “chicleros” suben a los árboles chicozapote en la selva del Gran Petén, con machetes hacen cortes superficiales en zigzag en la corteza de su tronco.

De las cicatrices en la corteza de los árboles baja la savia que se almacena en sacos y luego juntan en un gran recipiente.

Un árbol de chicozapote puede dar de 3 a 5 kg de chicle. Una vez que se le ha sacado el líquido se le dejará descansar 7 años.
Para darle consistencia gomosa, se debe hervir.

Hay que removerlo constantemente hasta que espese.

Se amasa y se estira.

Una vez listo, se forman bloques para ser enviados a la fábrica.

Y allí en la fábrica se le da forma y se envasa el chicle orgánico. Se le añade el jarabe de agave o el azúcar de caña para endulzarlas.

Esta técnica es conocida en México desde hace décadas, hay registros desde comienzos del siglo XX.

El Consorcio Chiclero reúne a 56 cooperativas, unos 2,000 chicleros, el cual administra producción, logística, finanzas y comercio de esta goma de mascar única, obtenida en una explotación sustentable de 1,3 millones de hectáreas de selva tropical.

Cuenta con el certificado orgánico y se comercializa en 25 países del mundo, desde Europa (Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Grecia), a medio oriente hasta Australia, Japón, Corea, Singapur e Indonesia.

La extracción de chicle es una actividad productiva y económica importante para los pobladores de la Selva Maya, y los chicleros se han convertido en celosos guardianes del árbol de chicozapote del que extraen el chicle, y de su entorno ecológico.

Con una producción anual de unas 500 toneladas y apoyo financiero de $3.5 millones por parte de la Secretaría de Economía (SE) y la de Desarrollo Económico del estado de Quintana Roo, la empresa tiene planes de construir una planta para ampliar la capacidad de producción y atender la demanda extranjera y local.

TE PUEDE INTERESAR: La importancia de adquirir arbolitos navideños en sitios autorizados https://revistatuk.com/medio-ambiente/la-importancia-de-adquirir-arbolitos-navidenos-en-sitios-autorizados/

¡SÍGUENOS EN REDES SOCIALES!

El chicle ecológico sí existe ¿sabes cómo se elabora?

Con información de Ecoinventos.com.

Dona un café

Related Articles

Deja un comentario